Saturday, February 03, 2007

PFM y la Imaginacion Salvadora


La prolifica banda Milanesa Premiata Forneria Marconi nos ofrecio en Diciembre pasado su ultima produccion llamada “Stati Di Immaginazione” ("Estados de la Imaginacion"). Los fans acostumbrados a la efusividad vocal, al enfasis en el liricismo y el melodrama de esta banda italiana se sentiran talvez un poquitin traicionados, pues este trabajo es 100% instrumental. Pero que trabajo Señores! Sin lugar a dudas uno de los mejores regalos que nos ha brindado PFM en sus 35 años de carrera.

Primeramente, del PFM de antaño solo queda un trio dinamico, con Franco Mussida diseñando melodias en las guitarras electrica y acustica, Franz Di Cioccio dosificando energias en la bataca, y espaciando de vez en vez unos toques de Bossanova, y el bajo de Patrick Djivas moviendonos con su peculiar (y mas notoria?) presencia contagiosa.

En los teclados Gianluca Tagliavini, el cuarto y nuevo integrante en reemplazo de Flavio Premoli, contribuyendo notablemente en "La Terra Dell’Acqua" y "Il Mondo In Testa", con el mismo nivel de calidad y claridad que en las obras clasicas de la banda, tanto que practicamente no se nota que Premoli haya dejado el grupo. Mas aun, el Hammond y el Moog se oyen hiper-espontaneos (i.e. sin secuenciador y regrabaciones), casi como si la grabacion se hubiera hecho en vivo. Ademas los acompaña al violin el invitado Lucio Fabbri, añadiendo preciosismos pastorales de clasicidad inobjetable en varias rolas.

El album esta compuesto de ocho rolas que nos invitan a visitar una historia hecha en imagenes, como si las notas mismas fueran necesarias para llevarnos en un viaje que se desenvuelve naturalmente en una sucesion cronologica de acontecimientos, registrando la tension del Ying Yang, la lucha entre el bien y el mal, la calma y la tormenta, las conquistas de la mente y la racionalidad humana frente a la energia y leyes de la naturaleza, las fantasias del hombre en perpetuo funcionar despues de si mismo (figuracion talvez de que hacer ante el Calentamiento Global?).

En la primera rola “La Terra dell’Acqua”, los arpegios de guitarra de Mussida abren las puertas de la distancia imaginaria, unos resbalones dociles como para entrar timidamente en los mundos de la mente, con atmosferas ritmicas que recuerdan tierras lejanas, seguidos de una progresion de teclados espaciales que van calentando los bajos, que eleva gradual pero efimeramente el ritmo para diluirse en un violin en intensidad creciente que enaltece la pieza. Ya dentro de la espiral imaginaria, el bajo y la bataca laten aceleradamente junto con una guitarra distorsionante de sonoridad esplendida en franca interaccion cautivante con el piano, ambos propulsados por el trabajo del tambor en direccion hacia un caos rimbombante.

El caos desemboca en un remanso de luz, pintado por el pianoforte de Tagliavini, inicialmente al estilo del Keith Jarret de la era del “Concierto de Koln” con notas de una inmensa belleza, y prosiguiendo con una melodia clasica en crescendo que decanta en un caleidoscopio progresante de sonidos lidereados por la guitarra, y como protagonistas del fondo, la bateria y el piano en jazzeante.

Se trata de la interaccion de los elementos, la tierra y el agua conectados con el aire ante la lucidez del sol, el orden del caos perfectamente autopoietico. Aqui me sorprende sobremanera el talento de la PFM para hacer fluir las armonias con una desenvoltura absolutamente descarada, sera que a estas alturas los musicos se saben por fin libres en el centro del mas iracundo huracan.

En esta lucha eterna de y con la naturaleza, el hombre se contempla a si mismo triunfador, pero esta destinado a doblarse y arrodillarse ante ella. Veamoslo como una forma de juicio universal privado de la autoridad absolutista de las referencias metafisicas, pues el hombre al compenetrarse en el misterio de la naturaleza, al ganar y reapropriar nuevas fronteras va tambien construyendole una trampa a la humanidad.

Una naturaleza que sabe esperar, fuertemente amparada en el unico limite que el hombre no sabe (ni puede) traspasar: el tiempo. En su devenir historico a traves de los siglos, el hombre solo puede enfrentar este desafio perpetuo a traves de sus descendientes.


Por lo tanto como "La Terra dell’Acqua", tambien las otras siete rolas del presente trabajan sobre la misma idea, pintando las grandes metas de la humanidad, sus grandes intuiciones, sus sueños, sus conquistas y derrotas, pero tambien recomendando las formas del respeto hacia la misma naturaleza. Las tecnicas, estudios esteticos, adaptaciones culturales y sociales y demas aprendizajes evolutivos son la esencia sobrevivencial misma de la humanidad, abrazando en conjunto su entendimiento de como empatizar armoniosamente con la complejidad erotico-tanatizante de la naturaleza.

“Il Mondo in Testa” inicia primero con piano clasico y luego con violin, seguido de guitarra ritmica acompañada de bajo, teclado y baterias jazzeantes, subsecuentemente con guitarra melodica a la que se le añade en puntos vibrafono y piano, evolucionando con melodias muy variadas, que tanto intercalan el violin al mejor estilo de Jean-Luc Ponty, como teclados progresantes y vibrafono en partes, cerrando con un par de acordes de piano.

“La conquista” Mussida inicia con un riff fantastico, inmediatamente seguido por el bajo jazzeante, la bataca y el vibrafono en emocionante interaccion. A la intensa primera parte le sigue una seccion tranquila y eterea, tan eterea que si uno cierra los ojos tiene uno la sensacion de remontar las horas flotando en una nubes Cumulus Nimbus, porcion que culmina con la guitarra revisitando las mejores epocas la tradicion rockera. La rola termina con un cambio de tiempos, una seccion ritmica el moog subiendo en la escala de notas como un tren que se encamina hacia la meta, un tanto reminiscente de la sonoridad del musical de Dracula.

Quizas la sorpresa mas deliciosa del album sea “Il Sogno Di Leonardo”, una version New Age a la Windham Hill en guitarra acustica, que si fuera pelicula seria una fabula barroca de limpida inocencia y romantica pureza. El sueño de Leonardo es un vuelo entre las nubes diseñado para descansar las extremidades en la comodidad de un sillon reclinable: el uso amplio del Moog para crear capas atmosfericas, el violin en crescendo, el piano y el fagot creando superficies tenues con toques de guitarra acustica derritiendolo todo, en una composicion espectacular de clasica belleza.

El sueño continua con “Cyber Alpha”, un viaje cosmico espacial donde los cuatro musicos muy estoicamente, no se rinden a la arrogancia de la electronica pura, sino mas bien al trio minimalista de la guitarra-bajo-bateria. Tecnicamente los riffs de Mussida bordean en las fronteras de la perfeccion y el uso espectacular del pedal del wah-wah: hay que escuchar para creer... la progresion en crescendo continuo de una guitarra en estado puro, complementada por un fondo de bateria y bajo progresante de Cioccio-Djivas que se derriten en un unico ritmo.

“Agua Azul” inicia con una pieza experimental, con escalas y teclados en la busqueda del espacio perdido, que es seguido por un seccion melodica similar a “La Conquista”. Como un riachuelo de agua que cae en cascada del acantilado al rio, el intrigante Violin conversa con la bataca de Franz Di Cioccio, y de ahi para unirse a un Moog de progresante intensidad, acicalando el ritmo hasta cerrar en un remanso oceanico de sinuosa calma.

“Nederland 1903” es como un cuadro de Van Gogh, musica diseñada en base a colores muy suaves y tenues, una pintura de la heterogeneidad de los estados de la imaginacion buscando impactar los sentidos con impresiones que se diluyen en divergentes interpretaciones propioceptivas. Talvez sea un homenaje a la voluntad Holandesa de reclamarle su tierras al mar. Recordemos el dicho "Dios creo al mundo, pero los Holandeses crearon a los Paises Bajos".

El album cierra con “Visioni di Archimede” para mi la mejor lograda de las rolas, con un sonido dinamico y variado, coloreado por la guitarra electrica ardiendo de ritmo, que juega en progresiones de fractalidad infinitesimal con un violin, un Hammond de gran alcance y un Moog a todas luces orgasmicamente espectacular. Este es PFM en su mejor y mas autentico momento. La guitarra contestataria parece decirnos de manera afirmativa que las visiones de Arquimedes son optimistas, no tanto en la confianza ciega en la ciencia como baluarte del progreso perpetuo de la humanidad, sino mas bien mediante la esperanza de la voluntad e imaginacion humanas, que no puede rendirse a las injurias del tiempo. Mussida y asociados parecen decirnos que la imaginacion es la fuente clave para abrir caminos y soluciones a los cambiantes imponderables del mundo humano, a traves de la potenciacion al maximo del mundo sensciente.

En conclusion, “Stati Di Immaginazione” es un album enorme de una PFM en la cumbre del paroxismo creativo, que con ocho rolas saturadas de vitalidad propositiva sin etiquetas y profundas raices progresivas que nos llevan de travesia por los inabarcables espacios de la imaginacion.

Technorati tags: , , , , ,

3 comments:

Candelero said...

Precioso el disco de PFM. Mi favorito de los progresivos de 2006.

Interesante y bonito blog. El título ¿es por la teoría de Maturana?

Salud.

Candelero said...

Gracias, Morelli. A mí también me parecen muy lúcidas sus ideas.

Salud.

Matias said...

fui a ver a roger waters el otro día.

se despachó el dark side of the moon completo. en mi blog encontrarás una pseudo-reseña del concert.

saludos and shit. hace t° q no visitaba tu bitácora (!)

Seb :)

soy el chico d amaneceresconcentricos.blogspot.com , x si acaso