Monday, February 11, 2013

La nueva temporada musical de ALDO PINELLI

 
HOLA AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy tenemos en nuestras manos el más reciente trabajo solista del argentino ALDO PINELLI, quien volvió a superarse a sí mismo con su más reciente trabajo “Temporada de Lluvias”, publicado en el último cuarto de 2012. Este siempre ocupado músico y compositor (que también funge como figura líder del grupo HÁBITAT) ha recopilado una nueva serie de composiciones grabadas en varias sesiones de grabación que tuvieron lugar en los años 2010, 2011 y 2012, con una exhaustiva labor de mezcla y masterización que se prolongó entre octubre de 2011 y setiembre de 2012. El resultado final de esta labor se traduce en una remodelación importante y sugerente de los estándares de lirismo intimista que ALDO PINELLI ha hecho suyos en la secuencia de sus tres discos anteriores “Montañas, Bosques Y Lagos”, “La Era De Melania” y “Mantos Y Tapices Sobrepuestos”: ahora la magia predominante de su visión musical enfatiza lo melancólico, lo misterioso, lo crepuscular, entrando incluso en una nocturnidad abrumadoramente triste en ciertos momentos cargados de intensidad emocional. Repasemos los detalles de “Temporada De Lluvias”.

La pieza homónima abre el álbum con una majestuosidad fabulosa, basada en el lirismo absorbente que las ceremoniosas escalas de piano proyectan bajo el abrigo de capas de teclado y texturas de guitarra eléctrica. Con las intervenciones del cello, el aura de la pieza se acrecienta oportunamente, dejando paso al ingreso de la guitarra clásica como nuevo protagonista de las variaciones emergidas del motivo central en el interludio, antes de que el piano regrese para redondear la idea. Tras estos 5 minutos de gloria introvertida, ‘Observando Por Sobre Los Charcos’  y ‘Pasaje Siete’ desarrollan sendos ejercicios impresionistas donde lo grisáceo y lo calmo se fusionan en una única fuente sónica; por su parte, ‘Mujer Con Paraguas (Con La Cara Mojada)’ se focaliza en una atmósfera serenamente triste, amablemente melancólica, guiada por el canto que narra el correlato éntrela lluvia exterior y el tormento interior de una anónima transeúnte. Cuando emerge ‘Avenidas Invernales’, PINELLI deja aflorar su dimensión progresiva con total soltura, convenientemente asistido por el baterista Roberto Sambrizzi y por Paula Dolcera al cello. Portando una ambientación semejante a la que antes hallamos en ‘Observando Por Sobre Los Charcos’, el ensamblaje sonoro destila una fluida combinación de expresividad colorida y espiritualidad etérea. Tras este clímax, ‘Estudio 4’ nos transporta a una interioridad sutil semejante al ideario musical del maestro ERIK SATIE. ‘Los Que Nadan’, otro tema cantado, es una pieza muy rara, una gema peculiar dentro del repertorio del álbum: dentro de una base melódica que inicialmente parece inspirada en estándares tangueros, PINELLI y el baterista Sambrizzi incorporan un interludio en clave de free-jazz.


‘La Primavera Que Llegó Después (Danza)’ exhibe sin tapujos el amor que PINELLI siempre ha sentido por la tradición palaciega renacentista, lo cual se reitera poco después bajo una arquitectura más sofisticada en ‘Si La Lluvia Pudiese’. Por su parte, la secuencia de las piezas ‘Báltico’ y ‘Sorpresa De Agua’ nos lleva a parajes sonoros más inquietos, cargados de una bien llevada densidad más inclinada hacia lo misterioso en la primera y más inclinada hacia lo oscurantista en la segunda. Esta dupla genera un nuevo clímax dentro del álbum que se ha de reforzar poco después con una remodelación un poco más calmada cuando emerge ‘Arroyos Desbordados: Los Techos De Las Casas De Los Pobres’, pieza que lleva la dimensión melancólica de la visión musical de PINELLI a una dimensión mágica. ‘Llueve Sobre El Mar’ se proyecta desde este clímax hacia un intimismo crepuscular. ‘Una Casa De Té En Gaiman’ nos devuelve a momentos de relajante placidez con la estructura pastoral en la que se desarrolla su hermosísimo motivo central. ‘La Lluvia Habla’ cumple con la fascinante misión de hacerse eco de la densidad de algunas de las piezas anteriores bajo un esquema netamente pastoral: los aportes del cello y los etéreos ornamentos de teclado ayudan crucialmente a concretizar esta visión, mientras que ‘La Cumbre, Un Pueblo Entre Sierras’ cierra el álbum con un color sinfónico bien sustentado sobre un motivo inicialmente instalado en una sencillez bucólica. Un hermoso cierre para un hermoso álbum que nos muestra a un ALDO PINELLI siempre dispuesto a abrir nuevos horizontes

 
 [IMG_6072.JPG]


Muestra de “Temporada de Lluvias”.-
Arroyos Desbordados: Los Techos De Las Casas De Los Pobres: https://soundcloud.com/#pinelli/arroyos-desbordados-los-techos

3 comments:

Hugo Lagar said...

Acerca del álbum: Pinelli da un paso adelante en su trayectoria y cambia de rumbo estilístico, por el momento. Con esta edición, queda delineada su primer "trilogía" discográfica. Nuevo álbum es heterogéneo y veremos hacia dónde nos conduce.
Meta-comentario: Siempre me gusta leer a César Inca Loyola. Aprendo mucho de sus reseñas, crónicas y, sobre todo, sus conocimientos. Es muy rico en establecer influencias y reminiscencias en cada análisis.

César Inca Mendoza Loyola said...

Gracias, Hugo, por tus elogios para con mis opiniones... solo eso, opiniones. Contigo aprendo mucho también sobre la música de avanzada de nuestros días.

Jorge said...

Excelente comentario. Aldo Pinelli, aparte de ser un musico completo, exigente y perfeccionista, es ante todo un hombre que siente, que se emociona con las cosas simples, y eso lo lleva a ser un poeta de la naturaleza. Es directo y sus letras son simples, como su música.

Hace una semana que tengo el cd en casa y todavía no lo esuché. Es que estoy esperando el momento preciso y precioso, en una tarde o una noche de lluvia, para disfrutar esta obra como se merece.