Wednesday, January 22, 2014

Bajo el signo de INGRANAGGI DELLA VALLE


HOLA AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR MENDOZA.

Hoy nos toca fijarnos en el grupo romano INGRANAGGI DELLA VALLE, el cual se inició a fines de 2010 y que en 2013 editó por vía de Black Widow Records su disco debut “In Hoc Signo”, uno de los más celebrados en la escena italiana durante el año pasado. La edición de este trabajo se realizó en formato digital y de vinilo simultáneamente. La germinación de la banda se debe a la iniciativa conjunta del teclista Mattia Liberati y el guitarrista Flavio Gonnellini – colegas en la banda de jazz-rock The Big Chill – junto con Edoardo Arrigo, multi-instrumentalista que se concentró en tocar bajo para la ocasión, y el baterista Shanti Colucci, quien además trajo consigo un arsenal de percusiones orientales. A mediados de 2011 entró en acción el violinista Marco Gennarini, lo cual ayudó bastante a desarrollar la idea de hacer un disco progresivo conceptual sobre la Primera Cruzada. Esta idea se basaba en conjugar el legado de la primera generación de rock progresivo con los fundamentos jazz-rockeros de donde partían los integrantes originales: el elemento faltante, un vocalista con carácter y gusto por lo teatral, se hizo presente cuando Igor Leone entró en escena.  

 

Hay detalles interesantes que mencionar a la hora de revisar el proceso de gestación de “In Hoc Signo” como obra fonográfica. Por ejemplo, que Mattias Olsson (sí, el mismo que fue integrante de ÄNGLAGÅRD) realizó una labor importante en la producción del álbum, además de tocar la batería en el noveno tema del mismo. Hay otro colaborador de lujo en el disco, más exactamente el último tema: David Jackson (sí, el mismo de VAN DER GRAAF GENERATOR), quien aporta su pericia al saxo y la flauta para añadir un mayor grosor sónico al ensamble italiano: no es la primera vez que Jackson se junta con músicos progresivos italianos, pues en los últimos años ha tocado con la alineación reformada de OSANNA. En realidad, son varios los colaboradores ocasionales en el repertorio de “In Hoc Signo”, como Fabrizio Proietti, quien toca la guitarra clásica en el cuarto tema ‘Via Egnatia’, y varios bajistas que se turnan (Marco Bruno, Edoardo Arrigo, y el más recurrente Simone Massimi, quien también aporta contrabajo al arsenal instrumental).   


El disco empieza con una efímera ‘Introduzione’ de guitarra clásica y violín que abre paso al esplendor intenso y estilizado de ‘Cavalcata’, todo un homenaje al PREMIATA FORNERIA MARCONI de aquellos tiempos del “Per Un Amico” y “L’Isola Di Niente”, con toques añadidos de la escuela de OSANNA. ‘Mare In Tempestà’ prosigue por esta estrategia de meticulosa musicalidad hermanada con intensidad, sin perder la oportunidad de realzar el factor jazzero en el armado del esquema rítmico. ‘Via Egnatia’ empieza con un tenor ceremonioso y sigiloso, pero pronto vuelve a la fabulosa expresividad heredada de las dos canciones precedentes. En la dupla de ‘L’Assedio Di Antiochia’ y ‘Fuga Da Amman’ encontramos a la banda explorando más a fondo su capacidad de crear una sofisticación vitalista y electrizante en su propuesta musical. El primero de estos dos temas, al durar 8 minutos y pico, da oportunidad a la banda a elaborar con mayor detenimiento las ilaciones de motivos y los cambios de ambientes, dándole así un nuevo giro de tuerca a su asombrosa capacidad de operar como una maquinaria bien armonizada. En el caso del segundo tema nos topamos con una brillante excursión en los senderos de MAHAVIHNU ORCHESTRA y RETURN TO FOREVER, lo cual permite a la banda darle un swing particularmente incendiario al esquema sonoro que ha venido armando. Esta misma estrategia se reitera en la introducción instrumental de ‘Kairuv’an’, pero luego transita hacia parajes más netamente sinfónicos cuando llega la parte cantada, así como los ulteriores desarrollos instrumentales, muy impregnados de los legados de PFM, ARTI + MESTIERI y YES.

‘Musqat’ conforma un nuevo cénit con su reactivación del sinfonismo jazzeado esencial para la banda al aportar un carácter más fiero a los guitarreos, además de incorporar unas tremendas florituras de batería que más parecen propias de un solo de Colucci mientras sus compañeros van a lo suyo. La dupla de ‘Jangala Mem’ e ‘Il Vento Del Tempo’ no nos muestra nada nuevo en cuanto a expansión estilística, pero sí tiene para destacar la idea de fomentar recursos de lirismo contemplativo en medio de la habitual extroversión espiritual que suele marcar el esquema sonoro de la banda. Así las cosas, el grupo elabora los momentos más calmados de estas canciones explorando aires de sutileza, y para eso solo tiene que utilizar su esencial refinamiento con una actitud diferente. Los últimos 9 ½ minutos del álbum están ocupados por ‘Finale’. Esta canción encapsula todas las dimensiones coloridas y épicas que han conformado las numerosas partes extrovertidas del repertorio precedente, llevándolas a una intensidad culminante, en no poca medida sustentadas por las electrizantes líneas de violín y los aportes de los vientos (como dijimos antes, a cargo del veterano David Jackson). 


Resumiendo a modo de conclusión, “In Hoc Signo” ha sido una de las sorpresas más alucinantes de la música progresiva hecha en Italia en 2013: INGRANAGGI DELLA VALLE es un punto de referencia muy recomendable en cualquier buena colección dedicada al género.


Muestras de “In Hoc Signo”.-

No comments: