Friday, May 02, 2014

Las simbiosis electrónicas de ALEJANDRO VILLALÓN RENAUD


HOLA AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy prestamos atención al artista mexicano ALEJANDRO VILLALÓN RENAUD, cuya obra “Simbiosis” fue publicada por el sello de su país Azafrán Media (en coproducción con Musea Records) a fines de 2013. Los referentes centrales de VILLALÓN parecen ser CONRAD SCHNITZLER, el TANGERINE DREAM de “Rubycon”, el concepto de “Discreet Music” de BRIAN ENO y el legado de VANGELIS durante la segunda mitad de los 70s. Pero es una cosa muy curiosa la manera en que VILLALÓN se inició en esto de la música: resulta que se puso a investigar y aprender de forma autodidacta a realizar composiciones obras musicales destinadas a acompañar sus vídeos y series fotográficas (en las artes visuales se conformó su primera iniciativa artística), a fin de evitar pagar el copyright por obras musicales de otras personas. Así, como quien no quiere la cosa, ya tenía pericia y un buen catálogo de composiciones bajo el brazo, y “Simbiosis” es básicamente una compilación de creaciones suyas entre los años 2011 y 2013. Bueno, en realidad es más que una compilación, es un concepto musical en base a la palabra que da título al disco – en palabras del mismo VILLALÓN, la idea de la simbiosis sonora pretende establecer “un paralelismo entre la íntima relación existente entre las criaturas de diferentes especies para poder sobrevivir y la íntima relación que tienen las diferentes ramas del arte integradas en una sola herramienta: La computadora y el software”. Bueno, con esta idea en mente repasemos el repertorio del presente disco.


‘Caos’ abre al álbum con un aura misteriosa que se muestra imponente desde una primera instancia, empezando con una engañosa atmósfera de expectativa para luego explayarse con una soltura explícita; además, el uso integrado de variaciones en los timbres y las cadencias rítmicas dentro del aparato sonoro que se va desarrollando ayuda a tentar una sensación de inquietud. ‘Espectro’ y ‘Foresta’ se encargan sucesivamente de mostrar aristas más etéreas de la implosión sónica hacia la que se proyecta VILLALÓN. ‘Espectro’ tiene una vitalidad flotante y ensoñadora, mayormente provista por la secuencia sintetizada que sostiene las capas sónicas durante la primera sección; más adelante, la segunda sección se proyecta hacia un vuelo del espíritu a través de un éter resplandeciente e inacabable. Por su parte, ‘Foresta’ emerge para proseguir por la senda de la segunda sección de la pieza precedente y desarrollarla con resoluciones temáticas notoriamente más densas, aunque esta densidad incrementada no rompe con la dimensionalidad ampliamente onírica que continuamente se encumbra en este viaje sonoro. Con ‘Revelaciones’ VILLALÓN explora la creación de ebulliciones incandescentes al modo de una banda sonora para la mostración simultánea de paisajes procedentes de varios mundos paralelos. Cuando el nivel de intensidad baja alrededor de la barrera del tercer minuto, se prepara el terreno para otro momento de ebullición, aunque esta vez se siente más relajada.


La dupla de ‘Sueños’ y ‘Revelaciones’ ocupa los últimos 15 ¾ minutos del repertorio como redondeando la faena con una solidez coherente. De forma apropiadamente relacionada con su título, ‘Sueños’ nos transporta a una luminosidad ensoñadora donde lo onírico no es sinónimo de reposo abandonado sino de creatividad espiritual, como un fulgor amable que llena de calidez a la imaginación. A su vez, ‘Revelaciones’ nos remite hacia la máxima exhibición de ambientes y matices cósmicos de todo el álbum, realzando la serenidad de la contemplación y la vibración solitaria del pensamiento abandonado a sí mismo a través de las capas sonoras que se van armando. Estas dos piezas se comportan como una verdadera ilación donde el oyente es invitado a pasear por los bosques del subconsciente y luego trasladarse hacia las estepas del intelecto: una efectiva manera de terminar “Simbiosis”, una excelente muestra de música progresiva electrónica del nuevo milenio. Hay que prestar atención a ALEJANDRO VILLALÓN RENAUD, quien se ha lucido bastante con este disco debut. 


Muestra de “Simbiosis”.-
Caos:  https://www.youtube.com/watch?v=U_0d3K_vHcc

3 comments:

Carlos Ortega said...

Alex, tu disco me remonta a etapas ancestrales cuando los dinosaurios paseaban por la famosa "prepa centro" y donde personalidades como Jorge Reyes presentaban en el patio barroco sus composiciones prehispánicas, apoyadas por equipos de cómputo Mac, de igual manera me recuerdan algunos temas musicales con los que me adrentaba en mis tardes de verano. Ya sabes que se te quiere y admira.

Carlos Ortega said...
This comment has been removed by the author.
Carlos Ortega said...
This comment has been removed by the author.