Wednesday, March 11, 2015

El genial milagro de CICCADA para el rock progresivo de hoy en día


HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy miramos a la escena progresiva griega del momento y nos topamos con el estupendo grupo CICCADA, el cual hace poco ha publicado su segundo trabajo fonográfico “The Finest Of Miracles”. Sucediendo a su hermoso disco debut “A Child In The Mirror”, que data del 2010, este nuevo disco también destaca por su derroche de belleza sónica dentro de ese especial apego que tiene el grupo por rescatar los aspectos más estilizados del sinfonismo de sabor mediterráneo en su estrategia primigenia para promover ideas musicales, sometiéndolas luego a una refinada e implacable cirugía de osado eclecticismo donde también hay espacio para recursos modernistas a lo chamber-rock y retorcimientos temáticos inesperados al modo del jazz-prog (Canterbury, fusión) y el art-rock con raíces folklóricas. En lo que respecta a estos últimos detalles, el grupo establece nexos de parentesco con entidades como DELUGE GRANDER, UT GRET, AMAROK en sus últimas obras cumbre y el WOBBLER de los primeros discos: de hecho, ¿por qué no los apodamos “los DELUGE GRANDER griegos”? Grabado en diversas sesiones entre octubre del 2012 y junio del 2014, “The Finest Of Miracles” fue publicado a inicios del 2015 por los sellos asociados AltrOck y Fading Records. Responde al nombre CICCADA la alineación de Evangelia Kozoni [voz], Nicolas Nikolopoulos [órgano, sintetizadores, pianos acústico y eléctrico, flauta, saxo tenor, flautas dulces, glockenspiel], Yorgos Mouhos [guitarras eléctrica, acústica y clásica, coros] y Yiannis Iliakis [batería y percusiones]. Los recursos instrumentales empleados a lo largo del repertorio de  “The Finest Of Miracles” se amplían generosamente con las participaciones de  los bajistas alternantes Omiros Komninos, Johan Brand y Yorgos Lambadis, la violinista Lydia Boudouni, el teclista Savvas Paraskevas, la cellista Marianna Vassou y el clarinetista Panayiotis Sioras, amén de un quinteto de bronces en el décimo y último tema del álbum.


Los primeros 6 ½ minutos del álbum están ocupados por el cálido y envolvente instrumental ‘A Night Ride’, el cual se explaya en una musicalidad diversa donde los pasajes fastuosos y los serenos se articulan en una ilación impoluta. El empleo de sabiduría arquitectónica en todo este viaje musical es de proporciones cósmicas, algo que hubiera llenado de orgullo a RICK WAKEMAN en sus muchas fantasías de mitos pasados o a la gente de THE ENID en su faceta más abiertamente ampulosa. La primera pieza cantada del álbum es ‘Eternal’, la cual nos muestra un sólido ejercicio de melodías evocativas y orquestaciones supremamente elegantes al modo de un híbrido de GRYPHON, el YES del “Tales From Topographic Oceans”, la faceta pastoral de WHITE WILLOW y el paradigma del “The Geese And The Ghost” de ANTHONY PHILLIPS. Los desarrollos temáticos son innegablemente sublimes, manejando con igual soltura la estilizada fastuosidad de lo palaciego con la grácil amabilidad de lo pastoral. ‘At The Death Of Winter’ se explaya en sonoridades menos ambiciosas debido a su más restringida duración, pero igualmente encarna un impresionante despliegue de imaginación musical: en efecto, tenemos aquí amplios márgenes para juegos disonantes más propios del rock-in-opposition (pensamos en unos THINKING PLAGUE en plan introspectivo) y pasajes instrumentales de tenor avant-jazzero. Parece mentira todo lo que puede suceder en 4 minutos cuando la musa progresiva proyecta toda su luz sobre algunas mentes en un momento específico. Como dato adicional, su letra está basada en el poema del autor inglés Mike Harding. El tema más largo del disco es ‘Around The Fire’, durando 9 ¼ minutos. Básicamente se trata aquí de retomar el preciosismo fastuoso que antes había marcado a ‘Eternal’: reconocemos la solvencia de la mejor labor de orfebrería sonora, pero esta vez la faceta pastoral ocupa espacios más destacados. Algunas alusiones a los paradigmas de JETHRO TULL y el sinfonismo italiano (PREMIATA FORNERIA MARCONI, LE ORME) entran a tallar en los pasajes bucólicos y los intensamente ceremoniosos, respectivamente.


Acto seguido tenemos una retahíla de cuatro instrumentales. ‘Lemos’ y ‘The Birth Of Lights’ son sendas miniaturas que preparan el terreno para el arribo de ‘Wandering’. ‘Lemos’ es una danza pastoral renacentista, ‘The Birth Of Lights’ es una exaltación sinfónica parcialmente emparentada con el KING CRIMSON primigenio, y finalizando esta secuencia, ‘Wandering’ desarrolla una ingeniería instrumental osadamente ecléctica donde se suceden los momentos manieristas, barrocos y folklóricos en una fluida alternancia de parajes eminentemente rockeros con otros acústicos: se notan ciertas conexiones con el WHITE WILLOW de los tres primeros discos. La coda de tendencia jazzera permite al piano explayarse en envolventes efluvios. Estos aires retro nos remiten fácilmente a las añoranzas de aquellos tiempos de PREMIATA FORNERIA MARCONI, JETHRO TULL y GNIDROLOG. ‘Siren’s Call’ cierra la faena con un aura de serenidad contemplativa, destacándose los ágiles diálogos de violín y flauta. ‘As Fall The Leaves’ parece hacerse eco de la pieza inmediatamente anterior, completando su espiritualidad con el canto de Evangelia. Los últimos 4 ¾ del disco están ocupados por la serena balada sinfónica ‘Song For An Island’: con sus muletillas de YES y GENESIS, además de sus sutilezas de inspiración renacentista, completa el repertorio de forma coherente valiéndose de un nuevo refuerzo del dinamismo de musicalidades majestuosas que el grupo maneja a su antojo.  


Un milagro, un festín, un festival de sonoridades sinfónicas empapadas con licores de una bacanal ecléctica, esto es lo que nos ofrecen CICCADA con “The Finest Of Miracles”. Este disco es una tremenda gozada que ha de ocupar un sitio preferencial en los archivos de rock sinfónico de nuestros tiempos y, más específicamente, del presente año 2015.


Muestras de “The Finest Of Miracles”.-
Song For An Island: http://altrockproductions.bandcamp.com/track/a-night-ride

No comments: