Thursday, February 18, 2016

El gozoso legado de CARPE DIEM



HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy volvemos nuestros oídos melómanos a la Riviera Francesa y miramos con nuestros ojos melómanos a los años 1976 y 1977 para contemplar y apreciar el legado fonográfico de la banda francesa CARPE DIEM, la cual se originó en Niza y ofreció, en su corta existencia, una de las propuestas más interesantes de la primera generación del rock progresivo francés. En efecto, hace 40 años se publicó el disco de debut de este quinteto, titulado “En Regardant Passer Le Temps”: al año siguiente se publicó la segunda y última placa del grupo, “Cueille Le Jour”, lo cual es de lamentar en términos cuantitativos… que no cualitativos. Esta asociación cuyo nombre invita a disfrutar al máximo de los momentos que nos quiere regalar la vida creaba una colorida y majestuosa combinación de sinfonismo, space-rock, cámara y jazz-fusión dentro de un mecanismo sonoro cohesivo y llamativo. Además de los exigidos niveles de solvencia performativa que el quinteto asumía como norte de su excelencia particular, se nota en el material de CARPE DIEM una magia muy especial. La simiente de este grupo se ubica en el encuentro entre Christian Truchi y Alain Bergé, quienes pertenecían a diferentes grupos de versiones y estaban ansiosos por hacer algo novedoso en el underground rockero de Niza, a fines de los años 60s: constatando sus coincidentes admiraciones hacia grupos como JETHRO TULL, EAST OF EDEN, THE MOODY BLUES, y especialmente KING CRIMSON, forjaron una instantánea amistad musical a pesar de que les separaban siete años de edad (siendo Truchi un niño prodigio aún por conocer la veintena). Ya a mediados de 1970, el grupo tenía el nombre de CARPE DIEM, con la alineación de cantante-guitarrista-teclista- bajista-baterista: el guitarrista era Gilbert Abbenanti, un joven muy talentoso y cuyo manejo de la guitarra era totalmente empírico, influenciado por JIMI HENDRIX y PINK FLOYD. Mientras el grupo animaba fiestas en clubes y pubs de la Riviera Francesa haciendo versiones de DEEP PURPLE, URIAH HEEP, JOE COCKER, también empezaba a animarse a dar vida a un repertorio propio bajo las pautas progresivas que suponían su amor rockero más íntimo y genuino. Una anécdota muy representativa de este ímpetu creativo es la preocupación de Truchi por modificar su órgano GEM de tal modo que imitara el vibrato del modelo Lowrey tan común en bandas como EGG y CARAVAN, las cuales formaban parte de su cabecera. La primera experiencia de grabar material propio fue un single que contenía las canciones ‘Alesia’ y ‘Le Mangeur D’Herbes’, cuya discreta edición estaba solamente destinada como obsequio para amigos del grupo. Otras composiciones respondían al formato de suites largas con temática apocalíptica, y aunque desgraciadamente nunca vieron la luz del día como parte de un disco oficial, sí sirvieron como experiencias de aprendizaje en la composición de las piezas de sus futuros discos.


En el transcurso del año siguiente, el grupo logró tocar en otras ciudades del país e incluso ganaron concursos de rock, pero ciertos cambios esenciales en la alineación del grupo fueron teniendo lugar mientras se tanteaba posibilidades de obtener un contrato de grabación. En 1973, el vocalista dejó al grupo, el cual decidió seguir adelante como una entidad puramente instrumental, mientras que su público de culto en Niza aumentaba; un momentáneo cambio de idea hizo que el grupo contratara brevemente a otro vocalista, pero la experiencia no fue nada fructífera, por lo que el esquema de trabajo instrumental fue el que prevaleció a fin de cuentas.  En el otoño de 1974, los integrantes de CARPE DIEM decidieron darle un giro exclusivamente profesional a este oficio, y a partir de allí se fue definiendo la primera alineación estable de la banda: primero con el ingreso del baterista-percusionista Alain Faraut (tras las sucesivas deserciones del original Claide Merchard y su efímero reemplazante Jean-Marc Moutain) y del vientista Claude-Marius David: él provenía de RECITALL, una banda de versiones de KING CRIMSON que se había disuelto poco antes. Así las cosas, la alineación clásica de Gilbert Abbenanti [guitarras eléctrica y acústica], Alain Bergé [bajo y pedales bajos], Claude-Marius David [flauta, saxo soprano y percusión], Alain Faraut [batería y percusión] y Christian Truchi [teclados y canto] estaba lista para abordar la grabación de su primer disco en agosto de 1975. Para llegar a este punto, el grupo tuvo que llamar la atención de los productores del programa televisivo “Midi-Prèmiere” y tras presentarse allí, llamaron a su vez la atención de los directores del sello fonográfico Arcane, quienes fueron a verlos actuar en un concierto en la localidad de Dôle. El grupo aceptó la oferta del sello con la condición de que se dejara al grupo las labores de producción de sonido del disco de debut, a titularse “En Regardant Passer Le Temps”. Las cuatro piezas registradas en los diez días de agosto que duraron las sesiones de grabación se revelaron al mercado en febrero de 1976, bajo una bella cubierta ilustrada por Hubert Pattieu, la cual ostentaba intrigantes imágenes cósmicas y surrealistas en un encantador formato de blanco y negro.

  

En general, los aspectos que más nos llaman la atención de este primer álbum de CARPE DIEM son dos elementos cruciales para la esencia artística del grupo: uno, un lirismo bien delineado que inunda la totalidad de las ideas melódicas y que muchas veces se explaya en atmósferas “raras” de tendencia espacial; y dos, el despliegue de energía vertido por el ensamble, el cual algunas veces raya con lo áspero pero que siempre ostenta una presentación pulida. Estando siempre flotando en el aire un aura psicodélicamente oscura, el bloque sonoro de la banda se emparenta con lo que ya hacían sus compatriotas de PULSAR en sus dos primeros discos, y anticipa en parte lo que hará pocos años después el grupo turco-francés ASIA MINOR. También se hacen sentir alusiones al KING CRIMSON de las épocas 70-71 y 73-74, además de ciertas vibraciones ágiles jazz-progresivas propias del Canterbury. A través de estas influencias y confluencias, la gente de CARPE DIEM hace sentir su propia voz a los oídos del oyente atento y cómplice. El comienzo de “En Regardant Passer Le Temps” se da con el instrumental ‘Voyage Du Non-Retour’, que dura poco menos de 4 minutos. Ostentando una vitalidad robusta que paradójicamente se eleva con una luminosidad etérea sobre los aires, expone una gracilidad cósmica a lo GONG con ciertos aires del SOFT MACHINE pre-1969. Este jam se siente en verdad muy corto cuando llega el fade-out, pero bueno, las cosas se ponen eventualmente más coloridas y envolventes con las tres piezas siguientes, las mismas que encajan perfectamente dentro de la descripción general vertida en el párrafo anterior. ‘Réincarnation’ es una suite de casi 13 minutos de duración, que comienza con un acento patentemente lírico: esa flauta pastoral que se explaya con delicadeza sobre los evocadores arpegios de teclado crean un preludio muy efectivo a la hora de plasmar un ambiente onírico. Para cuando llegamos al segundo minuto, las cosas están instaladas sobre una base más pomposa y potente: lo pomposo está bastante medido, eso sí, y no es usado como un recurso para esconder o reemplazar lo melódico, sino para darle una dimensión más estilizada. A partir del sexto minuto encontramos nuevos elementos cósmicos, esta vez cercanos a la faceta más alucinada de GENESIS y al PINK FLOYD del “Meddle”. El clímax final, desarrollado a través de los dos últimos minutos, perpetúa este lado cósmico con notable esplendor. Tan impresionante como nos parece esta primera mitad del disco, admitimos que en la segunda está lo mejor de “En Regardant Passer Le Temps”. En los casi 10 ¼ minutos que dura ‘Jeux Du Siècle’, se establece bajo un parámetro similar al de ‘Réincarnation’, pero en su conjunto nos parece más logrado en lo que se refiere a la integración interna de los motivos y variaciones que se van sucediendo. La breve parte cantada que conforma la coda se instala como un momento de cálido reposo emocional después de los diversos recursos de vitalidad sonora que tuvieron lugar en los primeros 8 minutos. ‘Publiphobie’ concluye el disco poniéndole una guinda progresiva de alto calibre. Casi pegado a la breve sección cantada de cierre del tema anterior, ‘Publiphobie’ emerge como una tormenta distinguida y exquisita de sonoridades progresivas, realizada a punta de una potencia compartida equilibradamente por los cinco músicos. Incluso la dupla rítmica opera como un elemento de creatividad influyente dentro de la riqueza melódica del tema. Ya sea al unísono, o complementándose mutuamente a través de líneas diversas centradas en notas comunes, la cosa es que el quinteto opera con una compacidad increíble. No se nota un espacio vacío, por mínimo que sea, en ninguna de las secciones ni tampoco en el tránsito de una a otra. El aura melancólica de las partes cantadas recibe parte de su fuerza expresiva de la frenética obertura instrumental que le precede, al modo de una huella marcada a fuego lento. El interludio es otro momento clave de esta pieza: trabaja con una tensión evidente, pero sin dejar que ésta explote a pesar del despliegue de polenta emanado por la guitarra y el saxo: la tensión se mantiene contenida dentro de un equilibrio misteriosamente trazado por las pinceladas sonoras que se van sucediendo. El coqueto motif de apertura reemerge para cerrar el tema y el disco redondamente.


Es sin duda el magistral aporte de los vientos de David el elemento más saltante a través de las trayectorias dialógicas que el trío de guitarra-teclado-viento traza en el desarrollo de los motivos; claro, para nada quiero desestimar el buen gusto y sensibilidad de Abbenanti en sus solos, ni tampoco la capacidad de Trucchi para ejecutar mil y un fraseos y orquestaciones (en buena parte, bajo la influencia del Canterbury) que mantienen un núcleo claro y oportuno dentro de las expansiones melódicas. Mientras tanto, la sólida base rítmica Bergé y Faraut, amalgamada a partir de la mezcla entre lo rockero y lo jazzero, ayuda a mantener una fuerza consistente a través de la mágica exuberancia de las expansiones melódicas en proceso. Si “En Regardant Passer Le Temps” fue un gran punto de partida para los CARPE DIEM, todavía falta pasar revista a su siguiente álbum, “Cueille Le Jour”, cuyo título responde simple y llanamente a la traducción francesa del nombre latín del grupo mismo. Este disco grabado en el último mes de 1976 y publicado en marzo del año siguiente apuesta frontalmente por los principios de belleza serena y la creación pausada de ambientes emocionales cautivadores, a través del inteligente empleo de texturas y el sutil artificio de transmitir una energía poética a través de líneas melódicas bien dibujadas, siempre elegantes, nunca llegando a ampulosidades extremas. El sonido grupal se siente acoplado desde sus elementos individuales de una forma más orgánica, lo cual refleja una maduración consistente en CARPE DIEM como entidad. El lado A del vinilo consiste en una suite de cinco secciones, ‘Couleurs’, y hay que decir desde ya que se trata del punto máximo del disco, ilustrando a la perfección los puntos que se expusieron en las últimas oraciones del párrafo anterior. Los títulos autónomos de las cinco secciones de ‘Couleurs’ son ‘Phase Noir: Premiers Pas’, ‘Phase Orange: La Traversée Des Sables’, ‘Phase Vert: Dernier Village... Premières Neiges’, ‘Phase Violette: Recontre’ y ‘Phase Blanche: Les Portes du Silence’. Los sucesivos motifs centrales son exquisitos, sofisticados sin llegar a ser nunca demasiado ampulosos, incluso recurriendo a la reiteración con la finalidad de apuntar a la gestación de específicos puntos climáticos. El diálogo constantemente fluido entre los músicos ayuda a la suite a preservar incólume su magia esencial a través de sus variantes temáticas. En medio de las texturas predominantes, los solos de guitarra, vientos y teclado que van entrando a tallar logran añadir retazos con pulcra efectividad. También se notan los infaltables quiebres jazzeros en la manera en que el vientista maneja sus solos y algunos ornamentos del órgano – sin duda, producto de la influencia del Canterbury – en nombre de la elaboración de dinámicas interesantes que enriquecen las melodías básicas. El concepto de esta suite se basa en diversos colores, tal como indica el título: la única sección cantada es ‘Phase Violette: Recontre’, la cual empieza a instaurar una aureola extrovertida que se irá prolongando durante el resto de la suite. El clímax final es simplemente soberbio: arquitectónico y visceral a la vez.


Los temas del lado B son más concisos y menos impresionantes que la suite del lado A, pero para nada resultan pieza desechables… ¡para nada! Temas como ‘Naissance’ y ‘Le Miracle De La Saint-Gaston’ exhiben recursos de serena y envolvente belleza semejantes a los de la suite, a pesar de no gozar de las mismas dosis de fastuoso esplendor. En todo caso, sus estructuras más concisas motivan a la banda a explorar estrategias meticulosamente orgánicas de colorido sonoro. Tras pasar por un breve momento divertido de tono funky-rock en ‘Laure’, ‘Tramontane’ nos devuelve la faceta serena y reflexiva de la banda, aunque sin dejar de incluir pasajes medianamente veloces y con gancho en su desarrollo temático. El final del disco llega con el melancólico dueto de piano y saxo soprano titulado ‘Divertimento’, el cual muestra la luz interior del alma humana con una pertinente aureola de solemnidad, al modo de una despedida de buenas noches que contrasta con la riqueza lumínica que se nos había regalado en la suite ‘Couleurs’. En las mismas sesiones de grabación se grabó una versión en inglés de la cuarta parte de ‘Couleurs’ con miras a convertirlo en lado A de un single, pero este pequeño plan no prosperó. En todo caso, “Cueille Le Jour” es un éxito artístico de primer nivel. Para el tiempo en que los CARPE DIEM habían logrado publicar este segundo álbum, ya gozaba de una buena reputación en los círculos del art-rock francés. Aparte de sus previas mini-giras en círculos nacionales, de hecho fueron sus participaciones en un festival de enero de 1976 (compartiendo cartel con MONA LISA, ANGE y TANGERINE), así como en la red de conciertos Le Rock d’Ici, en la cual se promovía a la avanzada rockera del país, a mediados del mismo año, ayudaron a poner el nombre de CARPE DIEM con letras grandes en la escena progresiva francesa. La grabación y publicación de “Cueille Le Jour” era el resultado concreto natural de este momento de ímpetu, con el optimismo de haber vendido casi 15.000 ejemplares de “En Regardant Passer Le Temps”. De todas maneras, las inestabilidades en la formación de la banda no tardaron en darse cuando ésta tenía que lidiar con el inconveniente de no contar con una dirección comercial realmente efectiva. Para empezar, el guitarrista Gilbert Abbenanti abandonó la banda en busca de un modo de vida más estable, por lo que tuvo que ser prontamente sustituido por Georges Ferrero; por su parte, Bergé duplicó su labor en el grupo al convertirse en manager de facto del grupo, mas finalmente tuvo que dedicarse a esto último en exclusiva. Así las cosas, tuvo que entrar en escena el guitarrista Gérald Macia (hasta entonces, experto en guitarra acústica y violín) mientras que Ferrero pasó al bajo. Dado el pedigrí folk-rockero de Macia, el estilo de CARPE DIEM empezó a navegar por las aguas del modelo folk-progresivo, algo que de hecho fue bien visto por los integrantes veteranos que aún seguían adelante, era una motivación nueva con miras a la composición de un futuro nuevo repertorio. De hecho, las ideas para un tercer disco estaban madurándose mientras Bergé rompía el contrato con el poco eficiente sello Crypto y la banda busca infructuosamente contratos con otros sellos con mayor infraestructura. La constante sucesión de respuestas negativas y propuestas de contratos demasiado castrantes hicieron que la labor de grabar una maqueta con nuevas composiciones hubiera resultado prácticamente en vano; además, dada la moda del punk y el resurgimiento del rock duro melódico en la escena francesa, las puertas de los escenarios ya no se abrían tan raudamente para el persistente quinteto. La persistencia duró un poco más hasta que la amigable, aunque triste decisión de separarse tuvo que ser tomada: la última actuación de CARPE DIEM fue en un programa televisivo en octubre de 1979, tocando un repertorio de menos de media hora ante las cámaras.

Carpe diem Antenne 2 Christian Truchi Compositeur Rock Progressif

Las reediciones de los discos de CARPE DIEM están dedicadas a la memoria de Claude-Marius David, quien partió al más allá en el año 1993; nosotros hacemos lo propio con esta retrospectiva que humildemente publicamos aquí con el fin de no dejar que este legado no se borre. CARPE DIEM fue – no nos cabe duda alguna – una fuerza creativa importante en el microcosmos progresivo francés de los 70s.


Muestras de CARPE DIEM.-



[Esta retrospectiva incluye información originalmente publicada en los enlaces de La Caja de Música http://www.dlsi.ua.es/~inesta/LCDM/Discos/carpediem_enregardantpasser.html y http://www.dlsi.ua.es/~inesta/LCDM/Discos/carpediem_cueillelejour.html]

No comments: