Wednesday, November 16, 2016

Reminiscencias de SÍNTESIS y memorias de JORGE MIGOYA


HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

En esta ocasión tenemos una reseña en dos tiempos para publicar. Comenzamos por el principio, como debe ser, específicamente con SÍNTESIS, que fue una banda argentina que, desde Rosario, puso su importante grano de arena dentro del gran escenario de la avanzada progresiva del país sudamericano. Los cimientos de su creatividad y su energía estaban en centradas en enfoques modernistas de los discursos del jazz y del blues-rock para elaborar a partir de allí un eclecticismo sólido y convincente. Bajo el liderazgo del guitarrista y compositor JORGE ALBERTO MIGOYA, el baterista JULIO ALBERTO CUSMAI y el bajista JUAN CARLOS RICCI completaban la ecuación grupal desde 1973: el grupo se armó de forma casual y mientras se armaba el trío, los músicos se daba cuenta de que eran casi vecinos. El hecho es que el grupo empezó a hacerse conocido en los círculos musicales del lugar, e incluso lograron ampliar su exposición al telonear a POLIFEMO, uno de los muchos supergrupos que ya surgían en la avanzada rockera argentina mientras los 70s llegaban a su ecuador.* El disco “Síntesis” se grabó y publicó en el año 1976, un año dramático y fatídico para la vida institucional de Argentina; de hecho, de los dos días en que tuvieron lugar las sesiones de grabación de los seis temas que conforman “Síntesis”, el primero de ellos fue el 24 de marzo de 1976, cuando el infame personaje Jorge Rafael Videla tomó las riendas del país por vía de un golpe militar (derrocando a un gobierno que tampoco era la octava maravilla del mundo, precisamente). A fin de completar el esquema sonoro que la banda tenía en mente para la compleción del repertorio de su homónimo y único disco de estudio, intervinieron los invitados Chachi Ferreyra al saxo alto, Mariano Zarich al saxo tenor, Óscar Tissera a la flauta, Sergio Polizzi al violín y Santiago Aldana al clarinete. El hecho de que MIGOYA estuviese estudiando composición en la Escuela Musical de Rosario fue un elemento inspirador para que se incorporara el violín y variados instrumentos de viento a los arreglos definitivos del material del trío. Ahora estamos en el año 2016, que el año en que se celebra el 40mo aniversario de la publicación de “Síntesis” y el sello BlueArt Records se ha hecho cargo de una reedición especial del mismo con la adición de un bonus track. Repasemos esta bella reliquia y démosle vida nueva con nuestra atención melómana.

Resultado de imagen para sintesis migoya  Resultado de imagen para sintesis migoya

‘Lo Obvio Según Yo’ abre el disco con un irresistible despliegue de gancho jazz-rockero: la urgencia integral del trío desde el mismo punto de arranque se sustenta grácilmente sobre un groove tan sofisticado en sus juegos de variantes como llamativo en su sistemática extroversión. La vitalidad de las instancias blueseras es explotada con razonables aspavientos, nunca desbordados, siempre dentro de un cauce expresivo cohesivo. ‘Sin Nada’, el segundo tema del disco, comienza con un estándar barroco bajo la guía del dueto de violín y flauta, mientras la guitarra aguarda sigilosamente el momento de ocupar el centro del paisaje sónico, meticulosamente encuadrado dentro de una lírica arquitectura jazzera. Casi parece esto como si los INVISIBLE estuvieran ensayando lo que está escrito en una partitura perdida de BUBU mientras se le pone algunas sazones sutiles de sabor Canterburyano al asunto mientras sigue su curso con una fineza extrema. ‘La Necesidad De Amar… A Veces’ goza de una estrategia muy parecida en esto de combinar cámara y jazz-rock dentro de una actitud progresiva: esta vez es la dupla de saxos tenor y alto la encargada de introducir una ingeniería de pulcra estilización para el prólogo mientras el trío se prepara para sustentar un groove contundente y envolvente donde las cosas fluyen más libremente. El expresionismo reinante es irresistiblemente cautivador, lo cual hace que lamentemos enormemente que el fade-out irrumpa inmisericordemente para privarnos de un extenso deleite que nos prometían las florituras de bajo. Pero bueno, es ahora el turno de ‘Algunas Maneras De Expresarme’, intenso tema que comienza con alusiones tangueras para que acto seguido instaure su cuerpo central como un complejo puzzle de cadencias y contrapuntos: el trío nos muestra las aristas más filudas de su voz propia sin remilgos de ningún tipo, y de hecho, algo de ello volverá más adelante.


La breve pieza ‘Todo Lo Necesario Para Lo Necesario’, comienza centrándose en lo introspectivo al modo de una introyección de los rezagos del vigor inmediatamente precedente; contando una vez más con la complicidad de la dupla de saxos tenor y alto, el desarrollo temático puede volver a lo luminoso para las instancias postreras de este tema que muy bien habría podido gozar de doble de duración y perfilar su mágica belleza inherente con mayor contundencia. Los últimos 8 ¾ minutos (o casi) del repertorio oficial del disco están ocupados por el tema que precisamente se titula ‘El Final’. Su esquema básico consiste en un jam elocuente y efusivo cuyo vigor inherente es trabajado con refinada exquisitez: es como un desparpajo que despliega su expresividad bajo un ropaje de finísimas telas palaciegas. Después de haber fungido como guías del motif central, el saxo y la flauta toman sus respectivos turnos a la hora de llenar coloridos potenciales dentro del bloque instrumental por vía de sucesivos solos; a poco de pasada la barrera del cuarto minuto y medio llega el turno de Migoya, quien se despacha con matices blueseros en sus notables fraseos. Un segundo solo de flauta parece dirigir el desvío hacia un momento de sereno relax que casi suena pastoral, mas es tan solo una parada en el peaje antes de que el ensamble regrese a su previa carretera sónica – previa llamada urgente evocada por la batería – con la retoma del vigor inicial. Pero eso no es todo con esta reedición celebratoria del 40mo aniversario de este disco, tal como dijimos anteriormente. La pieza rescatada ‘Reminiscencias’ se centra en un jam en 13/8 cuyo preludio consiste en una cita del inicio de ‘Lo Obvio Según Yo’: la interacción entre los tres músicos.

Creemos oportuno completar nuestra celebración de los 40 años de “Síntesis” añadiendo una reseña de un disco solista de JORGE MIGOYA que se titula “Elefantes”, publicado originalmente por Melopea (sí, el mismo sello independiente dirigido por el legendario LITTO NEBBIA) en el año 1991 y que ha sido reeditado por BluArt Records en el 2013. El buen MIGOYA es un residente en Francia desde fines de los 70s, prácticamente con lo que llevaba puesto, pasando temporadas tocando en orquestas de cabaret y muchas veces durmiendo a la intemperie mientras lograba poco a poco hacerse de un lugar en la vanguardia jazzera de la capital francesa. Para esta belleza de disco que es “Elefantes” – sí, digámoslo así de entrada –, MIGOYA extiende su paleta performativa con el piano y el clarinete además de su innegable guitarra. Sus compañeros de viaje a lo largo del repertorio de este disco son el saxofonista-flautista Marcelo Moguilevsky, el bajista César Franov y el baterista Laurent Chofflet. Hoy por hoy, MIGOYA tiene una vida hecha en Francia, su país de residencia, y ya cuenta con un amplio currículum vitae en el área del jazz contemporáneo, además de estar curtido como multi-instrumentista, como ya vemos en los créditos de “Elefantes”.


‘El Emisario’ abre el disco con un groove vitalista que, focalizándose en una exquisita autocontención, sabe explotar inteligentemente el embrujo esencial de su motif central al articular un sabio desarrollo melódico donde los silencios también ocupan un lugar significativo. Ya para el último tercio de la pieza, la expansión temática está bien definida, aterrizando en un solo de batería desde el cual se dibuja la minúscula explosión del momentum culminante. La pieza homónima sigue a continuación para elaborar una dimensión sonora más intimista, un juego de nebulosidades misteriosas que nos puede muy bien remitir al aspecto más sombrío del MILES DAVIS de fines de los 60s así como a la faceta nostálgica de JOHN COLTRANE. El bajo aprovecha la ocasión para hacerse notar dentro del entramado global, lo cual viene bien para que el esquema rítmico asuma una musculatura adecuada. Si el talante predominante de ‘Elefantes’ es intimista, el de ‘Detrás De Las Puertas’. Virando totalmente de registro, ‘F=7’ se centra entusiastamente en una espiritualidad jovial que se instala ágilmente sobre un juguetón compás complejo. Esa sensación de bizarro y travieso carnaval es irresistible: la pieza no necesita durar mucho más del tiempo de 2 ½ minutos que se ha otorgado para dejar una huella perenne en el cerebro del oyente cómplice. El álbum continúa con ‘El Tonto’, pieza que nos lleva a la faceta más reposada del esquema de trabajo grupal, algo así como un paseo sigiloso por los insospechados parajes y recovecos de las siempre oscuras cavernas de la interioridad. El dueto de saxo y clarinete opera como una linterna a media luz en medio del etéreo pulso rítmico que elabora la dupla de Franov y Chofflet: en efecto, esta dupla coquetea con el peligro de la disolución del ritmo con una lucidez infinitamente atenta, y en una ocasión así lo infinito es la medida exacta. Por supuesto, la misión es cumplida con cabal rectitud.

Foto: Andrés Macera

Cuando llega el turno de ‘Aux Arbres (Otra Vez)’, el ensamble se dispone a reconstituir su faceta extrovertida y lo hace con una soltura fusionesca señorial y majestuosa, manejando las esplendorosas variantes de tema y ritmo con perfecta pulcritud. Se trata de un cénit decisivo del disco, cosechando la siembra de luminosidad sonora sustentada anteriormente por el primer tema y por ‘F=7’ en sus respectivos momentos. Acercándonos al final del repertorio oficial de “Elefantes”, ‘Un Hombre Honesto’ pone la cuota de (relativa) obediencia a estándares clásicos del jazz en un clima de cálida alegría, mientras que ‘Así Fue’ gesta un sereno diálogo de guitarra y saxo donde se trabaja un ejercicio de contrastes entre momentos de candidez y otros de sutil tensión. Para decirlo de otra forma ‘Un Hombre Honesto’ focaliza su musicalidad en una calidez amable y un elegante sentido de lo lúdico, mientras que ‘Así Fue’ arma la suya a partir de la búsqueda de una vía de intensidad flamante dentro del área de lo introspectivo. El bonus track de esta reedición de “Elefantes” se titula ‘Fuegos Y Cenizas’, y ciertamente recoge los rasgos nucleares de la faceta más vitalista de este ensamble. Las florituras del clarinete hacen de éste el instrumento embajador de las más puras vibraciones extrovertidas del cuarteto. Nuestro balance personal de “Elefantes” solo puede ser sumamente positivo, pues destila una serie de ideas que de manera fluida e imparable destilan una musicalidad señorial dentro de una actitud perspicaz y vigilante en la motivación de sonidos y atmósferas refrescantes en el mapa del jazz-rock. 

¿Y cómo ve MIGOYA en retrospectiva el legado breve pero llamativo de SÍNTESIS? Sus palabras en un reportaje publicado recientemente en Radar, suplemento del periódico argentino Página 12 [https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-11850-2016-10-09.html], son muy elocuentes a la hora de hacer su propio balance sobre el norte estético que se propuso la banda y la relevancia de su breve legado: “Los tres veníamos de mundos muy diferentes: yo estaba más enganchado con la música clásica mientras que el batero Julio Cusmai era más rock y el bajista Juan Ricci le tiraba más el jazz-rock de Weather Report y Chick Corea. Mis composiciones, entonces, servían como catalizador para unir esas fuerzas dispares.” La vitalidad de este repertorio fue reavivada en algunos conciertos que MIGOYA y su banda de apoyo dieron en escenarios argentinos en el presente año 2016. También añade en el susodicho reportaje, con justificado orgullo, que el disco “está impregnado sin duda de ese zeitgeist progresivo que entre círculos estimulados de clase media de los setenta era un lugar común al mismo tiempo que un disfrute real. Pasajes con rítmicas intrincadas y mucho punteo de guitarra (esos serían los momentos más afines al rock nacional contemporáneo) mechados con otros en principio más áridos donde el inesperado protagonismo de clarinetes, saxos, violines y flautas traversas desconciertan para bien: no es sólo barroco, no es sólo jazz-rock, no es sólo música progresiva sino tal vez una mezcla a tientas y bastante desprejuiciada de todo eso.” Dejemos que estas palabras aparezcan como reflejo de la conclusión a la cual también queríamos llegar en esta retrospectiva de lo que SÍNTESIS aportó a la escena progresiva argentina de aquella lejana década de los 70s. Gracias al trío por eso y gracias también a JORGE MIGOYA por seguir haciendo música para el tiempo presente.



Muestras de SÍNTESIS.-
Algunas Maneras De Expresarme: https://www.youtube.com/watch?v=M8t5SM93RvM

Muestra de JORGE MIGOYA.-
Aux Arbres (Otra Vez) [en vivo]: https://www.youtube.com/watch?v=iLN1nBZVNyM


* Más datos biográficos sobre la gestación y evolución de SÍNTESIS en esta nota de Redacción Rosario: http://www.redaccionrosario.com/nuevo/2016/03/22/la-manera-de-escuchar-musica-cambio/  


[Gracias inmensas a Humberto Luna Tirado y Quique Quagliano por presentarme la música de SÍNTESIS y brindarme valiosa información sobre lo que vino después: a ellos va dedicada esta retrospectiva.]

No comments: