Friday, December 28, 2012

KHARMINA BURANNA renueva su ser progresivo

 

HOLA AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy enfocamos nuestra atención en la escena progresiva peruana para concentrarnos en el reciente segundo disco del grupo KHARMINA BURANNA: “Seres Humanos”. Este disco, producido hace pocas semanas por el sello mexicano Azafrán Media y el francés Musea Records antes de que el año 2012 emita sus último aliento, nos muestra a una enérgica y eficiente máquina sonora orquestada en torno al bloque instrumental de Mauricio Hooker [bajo y guitarra acústica], Juan Carlos Rodríguez Casanova [guitarras eléctricas y clásica], Daniel López  Gutiérrez [órgano Hammond, piano, Mini-Moog, sintetizadores digitales y metalófono] y Víctor Otárola [batería y percusión]. También hay ocasionales participaciones de parte de Diego Sue [bajos con y sin trastes y guitarra acústica] y Luciana Derteano [voz], aunque cabe añadir que el hecho de que estos dos últimos estén registrados como miembros de la banda nos hace concluir que KHARMINA BURANNA se proyecta a operar como sexteto en próximos trabajos fonográficos. El sonido reformado de la banda no se asienta sobre los mismos cimientos que el exhibido en su disco debut de cuatro años atrás “El Arte De Seguir Vivos”, donde aparecían el frontman Ángelo Palma (primera voz, armónica y guitarra acústica) y el guitarrista Eduardo Valcárcel; ahora, este grupo pone un convincente acento en el aspecto sinfónico dentro de su bien amalgamada actitud ecléctica dentro del lenguaje progresivo. Más que una metamorfosis que lleva a una dimensión diferente a las transitadas en el mencionado disco debut, lo que suena en “Seres Humanos” resulta una reformulación inspirada en la mirada focalizada a ciertos aspectos específicos del arco iris musical que late en el interior de la esencia más pura de la banda. Dicho en una sola palabra: crecimiento.   
  
 
 
Dentro del consistentemente notable repertorio de “Seres Humanos”, se resaltan de forma especial dos temas instrumentales: ‘Pasta Mental’ y ‘Odisea’. El primero articula un colorido dinámico y magnético, relativamente basado en las influencias de PFM, GENESIS y GENTLE GIANT, dejando que cada motivo específico siembre sus semillas para que florezcan fluidamente sus frutos musicales dentro del esquema caleidoscópico donde se hilan las bien amalgamadas interacciones de los instrumentistas. Si ‘Pasta Mental’ es un ejercicio de jardinería sónica, ‘Odisea’ es una vitalista ostentación de inteligencia arquitectónica, abierto y cerrado por un motivo central marcado por un lirismo donde confluyen la vitalidad de YES y la cálida sobriedad de CAMEL. En medio, emerge un interludio Crimsoniano en el que se erige un ejercicio de tensión repetitiva alimentado por una densidad etérea, mayormente  sostenida por la base de teclado: las adiciones de guitarra y los ornamentos aportados por la dupla rítmica completan el cuadro con pulcra magnificencia. Ya con el simple fáctum de escuchar estos dos temas, nos percatamos de que KHARMINA BURANNA ha conquistado una forma indiscutible de madurez artística, pero esto no es todo lo que hay de nobleza creativa en el álbum, por supuesto que no.


Se destacan también los dos temas cantados – bastante largos ambos – ‘Lengua De Trapo’ y la canción homónima. Comenzamos con esta última, que dura 10 minutos y pico. Tras un prólogo signado por un predominio de instrumentación acústica bajo la guía de una dupla de guitarras. Cuando entra en acción la serie de fraseos solistas de la guitarra eléctrica, la pieza empieza a adquirir gradualmente unas dosis acrecentadas de luminosidad y extroversión, cabiendo destacar el swing aportado por el bajo sin trastes y la expresividad mágica del último arreglo vocal. El clímax conclusivo, que patentemente suena a un híbrido de KING CRIMSON y GENTLE GIANT, brinda un vibrante epílogo lleno de neurótica agilidad. Por su parte, ‘Lengua De Trapo’, que dura casi 17 minutos, ofrece una estructuración más variopinta que pretende sacar el juego a su campo de expansión. En nuestra opinión, la labor de cohesión de los diversos motivos sucesivos no está tan bien dinamizada como en el caso de ‘Seres Humanos’, pero igualmente resulta un ítem valioso como composición progresiva, no cabe duda de ello. Empieza con un solo de bajo que opera como sutil ritual preparatorio para el esquema melódico de los motivos a ser desarrollados y expandidos en el cuerpo central: una vez más, las influencias del modelo italiano de vieja escuela (PFM, LE ORME) y del YES clásico salen a relucir plenamente en el flujo de ideas, llegando a su cumbre en la contundentemente extrovertida sección final. De paso, va una mención especial para Daniel López por darle una robustez magnéticamente sólida a sus solos de sintetizador, creando así fuentes de efectiva interlocución para los eternamente impresionantes guitarreos de Casanova. Cabe destacar la manera en que Luciana Derteano sabe apropiarse de la espiritualidad esencial de cada pieza cantada en sus intervenciones: con la peculiar agilidad de su canto y su precisa sensibilidad para amoldarse a las exigencias melódicas de ‘Seres Humanos’ y ‘Lengua De Trapo’, se garantiza una oportuna transmisión de sus respectivos mensajes. Datos anecdóticos: resulta que las letras de estas canciones pertenecen respectivamente a Ángelo Pérez Palma Tomandl y Federico Mesinas Montero, los antecesores de Derteano, y además, ‘Odisea’ tiene la co-autoría del anterior guitarrista Eduardo Valcárcel Cabero.   

 
 
Los otros dos instrumentales del disco son ’10 Y 27 PM’ y ‘La Sublime Muerte’, teniendo como denominador  común la exploración de los colores más líricos que forman parte de la paleta sonora de KHARMINA BURANNA. ‘10 Y 27 PM’ fue compuesto por el teclista Daniel López en amoroso homenaje al nacimiento de su hijo Adrián: el rol del piano es el de centro neurálgico de los desarrollos temáticos, además de diseñar el exquisito pasaje introductorio. La pieza se desenvuelve en torno a un núcleo fijamente sinfónico, especialmente en lo que se refiere a la articulación de dinamismos épicos propios del paradigma de Tony Banks durante la etapa 73-77 de GENESIS, tal vez con algunos matices adicionales inspirados en SERU GIRÁN. Por su parte, ‘La Sublime Muerte’ está armado en clave de vals sinfónico con suaves matices de blues-rock: el preludio de guitarra clásica, que se basa en una pieza barroca, anticipa la  ceremoniosa delicadeza que atraviesa la estructura integral de la pieza.     



“Seres Humanos” es un disco enérgico, vibrante, mágico, rebosante de musicalidad, rico en matices, una obra sobresaliente dentro de la experimentación rockera en la escena peruana – KHARMINA BURANNA se afianza así como una voz relevante dentro de la vertiente progresiva que se ha venido desarrollando en la vanguardia rockera peruana. Y eso que hace pocas semanas se confirmó el reciente apartamiento de Daniel López Gutiérrez y Víctor Otárola, miembros cruciales del empuje creativo de la banda en los últimos años, pero… con la calidad de este nuevo material, podemos darnos el pequeño lujo de soñar esperanzas por nuevas aventuras musicales grandiosas desde los cuarteles de un KHARMINA BURANNA que ahora deberá renovarse a puro pulmón en busca de nuevas musas musicales.


 

 
Muestras de “Seres Humanos”.-
Odisea: http://soundcloud.com/kharminaburanna/kharmina-buranna-odisea
Seres Humanos:  http://soundcloud.com/kharminaburanna/k-3

No comments: