Tuesday, January 24, 2017

WINGFIELD REUTER STAVI SIRKIS: el hogar cuatripartito para la vanguardia jazz-progresiva


HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

El sello MoonJune Records nos agasaja enormemente con la promoción de este proyecto llamado WINGFIELD REUTER STAVI SIRKIS y su correspondiente registro fonográfico titulado “The Stone House”: por supuesto, este proyecto integra a los magistrales Mark Wingfield [guitarra], Markus Reuter [Touch Guitar], Yaron Stavi [bajo sin trastes] y Asaf Sirkis [batería]. Un ensamble germano-británico-israelí de gran alcurnia, equipado con toneladas de talento e ingenio expresivo, abriendo campo para el reinado de la textura y el imperio del impresionismo dentro de un esquema sonoro sólidamente exigente en lo técnico. Con un lanzamiento oficial planificado para el Día de San Valentín del presente año 2017, este disco amenaza con erigirse en uno de los referentes de la producción vanguardista de este año que acaba de empezar; también amenaza con brindarnos una hora de deleite jazz-progresivo… ¡y vaya si no la cumple con creces! El material de “The Stone House” fue grabado en una sola jornada – 19 de febrero del 2016 – en La Casa Murada Studio, estudio de grabación ubicado en la localidad catalana de Banyeres del Penedes, para luego ser mezclado y masterizado por Wingfield en el Heron Island Studio, entre los siguientes meses de julio y setiembre. Repasemos ahora los detalles de este disco.



Ocupando los primeros 12 ¼ minutos del álbum, ‘Rush’ nos dispone para abordar la óptica adecuada para la apreciación del material contenido en el disco. Sigilo contemplativo envuelto en una neblina misteriosa es lo que llega a nuestros oídos a través de las capas iniciales de esta pieza, pero ésta no tarda en instalarse dentro de una ambientación muy diferente, una donde la sutileza y la tensión se hermanan en una única fuerza sonora. La amalgama de magia bizarra al modo de la faceta más densa del paradigma de MAHAVISHNU ORCHESTRA, intensidad neurótica propia del paradigma Crimsoniano y psicodelia progresiva que los continuos desafíos entre Wingfield y Reuter gestan con buen pulso son sostenidos solventemente por una dupla rítmica que alterna recursos de solidez bien definida con otros de liberación filibustera. Para los dos últimos minutos emerge un solo de bajo diseñado para guiar a la pieza hacia un reflexivo epílogo. A continuación sigue ‘Four Moons’, la pieza más breve del disco, expone un momento de otoñal serenidad cubierto bajo un manto de mesura espectral. El motif central se preserva estrictamente bajo las pautas de los delineamientos melódicos creados para la ocasión. Tras el otoño llega la primavera, cuya pieza embajadora es ‘Silver’. Este tema entra a tallar para desplegar renovadas exhibiciones de luminosidades y vehemencias rockeras sobre el sustento de un compás complejo aunque pletórico de soltura y vivacidad. El nervio reinante se mantiene sólido bajo la guía dual de Reuter y Wingfield, quienes encuentran continuamente espacios de hermanamiento a través de sus duelos. Tenemos aquí un cénit decisivo del álbum.

‘Fjords De Catalunya’ regresa a las cósmicas lagunas de inquieta introspección que antes se nos habían brindado en ‘Rush’, pero esta vez con un tenor claramente orientado hacia la espiritualidad aleatoria del free-jazz. El escenario presente ahora es uno de continuas deconstrucciones donde la lógica de la desestructuración se regodea solventemente en remodelar su propia robustez esencialmente indefinida. Nos vamos acercando al final del disco cuando llega el turno de ‘Tarasque’, una pieza que nos lleva a un espacio intermedio entre las nerviosas deconstrucciones de la pieza precedente y la vehemencia extravagante y luminosa de ‘Silver’. Este tema nos puede hacer recordar perfectamente al modelo de UPPER EXTREMITIES así como a las travesías monumentalmente inquietas que hallamos en la obra solista del propio Wingfield y en la de otros maestros del jazz-rock vanguardista como Barry Cleveland y Henry Kaiser. Bajo la apariencia de desencuentros – a los oídos poco receptivos a este tipo de paradigma musical – late un persistente sistema de alerta para edificar diálogos entre texturas y ritmos mientras ambos se van rehaciendo. Es una labor tremendamente ardua de experimentación musical vigorosa que hace camino al andar mientras inventa nuevas concepciones de andanza. El aura siniestra de las instancias finales proporciona el cierre perfecto para este trayecto. Sin duda, tenemos en ‘Tarasque’ otro cénit fundamental del repertorio de “The Stone House”. Durando poco menos de 14 minutos, ‘Bona Nit Señor Rovira’ cierra el disco con un esplendor rotundo y contundente que comienza mostrándonos a un cuarteto ensimismado en hacer un recuento sumamente gráfico de las sonoridades y grooves más intensos del repertorio precedente… y con eso, llevar a la creatividad grupal hacia niveles flamantes de reciedumbre. Un poco de heavy prog no viene mal para alimentar el fuego del jazz-rock experimental. Pero eso no es todo, pues a poco de pasada la frontera del quinto minuto la fiereza imperante se encumbra hacia una densidad que se sitúa entre lo cósmico y lo nervudo. Se trata en realidad de un interludio que presenta el ingreso de una sección flotante y lírica, enmarcada en una etérea taciturnidad que ostenta una rara fuerza de carácter. Así terminan la pieza y el álbum.  

Tal como nos atrevimos a predecir en el párrafo inicial de esta reseña, “The Stone House” está destinado a erigirse como uno de los ítems más atractivos de la producción musical vanguardista del recientemente iniciado año 2017. El colectivo de WINGFIELD REUTER STAVI SIRKIS realmente toca los límites del cielo con cada pieza que elabora en su cuatripartito hogar musical, y eso solo puede conllevar que consideremos a “The Stone House” como un disco recomendable al 100% para los fans del rock progresivo y del jazz con motivaciones especialmente aventureras.


Muestras de “The Stone House”.-
Silver: https://markwingfield-moonjune.bandcamp.com/track/silver

No comments: