Sunday, January 16, 2022

PAKT: infinito lujo de supergrupo jazz-progresivo



HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy presentamos a uno de los proyectos jazz-progresivos más notables que se han armado recientemente: nos estamos refiriendo al supergrupo conformado por el bajista Percy Jones, el baterista Kenny Grohowski y los guitarristas Alex Skolnick y Tim Motzer, el cual se llama PAKT a partir de las iniciales de los nombres de estos maestros. Este colectivo emergido bajo el auspicio del sello MoonJune Records publicó su disco doble de estudio “PAKT” a través del mencionado sello el 20 de julio del pasado año 2021, bajo la producción conjunta del ensamble y de Leonardo Pavkovic. El material aquí contenido fue grabado en el estudio Shapeshifter Lab de Brooklyn, Nueva York, el 15 de agosto de 2020, bajo la modalidad de composición conjunta espontánea, lo cual ha permitido al colectivo explorar los senderos de formas libres dentro de la esfera experimental del territorio jazz-progresivo. “PAKT” consta de dos ambiciosas secuencias de piezas, recogidas en dos distintos volúmnes que tienen nombres autónomos: el primer volumen se titula “The Unsilence”, el segundo, “The Sacred Ladder”. El más veterano integrante de PAKT es el galés Percy Jones, figura crucial de los inolvidables BRAND X hasta hace poco y, además, sesionista con infinitos pergaminos. Skolnick, por su parte, tiene un currículum que incluye membrecías en TESTAMENT y ATTENTION DEFICIT, además de proyectos de jazz-rock propios y acompañando a otros. Motzer, quien también es artista plástico, tiene una vasta experiencia en proyectos de música vanguardista (incluyendo asociaciones con Jaki Liebezeit y David Sylvian) donde se luce tanto a la guitarra eléctrica como a la electro-acústica con un sinfín de efectos. En fin, Grohowski es un joven veterano del metal experimental, el jazz y el prog (TITAN TO TACHYONS, SIMULACRUM, IMPERIAL TRIUMPHANT, incluso una temporada en BRAND X, etc.) Tras la grabación de este material, Markus Reuter y Benjamin Schäfer se hicieron cargo de la labor de mezcla; poco después, el propio Reuter (quien ya tocó con Grahowski y Motzer en un proyecto) y Fabio Trentini se hicieron cargo de la masterización. El propio Motzer hizo los cuadros que engalanan el arte gráfica de este álbum, y tanto él como Jason Waggaman realizaron el consecuente diseño gráfico. Bueno, repasemos ahora los detalles de este doble álbum.

  

Durando más de 12 ¼ minutos, ‘Emergence’ abre el ambicioso repertorio del disco con el despliegue de un aura grácil que permite a los dos guitarristas crear su maraña compartida de texturas, todo ello mientras el bajo llena espacios solventemente y la batería consistentemente se centra en el asentamiento de un groove sofisticado sin aspavientos. De esta manera, el encuadre sonoro refleja un acercamiento inteligente y sostenido entre los cuatro genios operantes, y ya cuando se ha traspasado la frontera del sexto minuto, se concreta un vigor diligente. Más adelante, las cosas viran hacia una breve instancia de grácil sutileza, la misma que sirve para que los músicos creen un nuevo ejercicio de incremento expresivo. El aterrizaje prologar es de talante cósmico, lo cual anuncia el arribo de ‘Over Strange Land’, la pieza que sigue a continuación. Ésta ostenta una espiritualidad más circunspecta y solipsista que la del tema de entrada; sus agitaciones comienzan con un temple abstracto, inicialmente penetrado por una nocturnidad hermética, pero cuando empiezan a sobresalir algunos solos de guitarra diseñados para elaborar algunos recursos de conmoción, el encuadre sonoro se torna en una cruza entre la faceta más filuda de John Zorn (NAKED CITY) y el patrón de David Torn. Cuando llega el turno de ‘The Mystery’, el cuarteto desenvuelve una serie de coloridos misteriosos e inquietantemente sublimes que se extienden por un espacio de 12 minutos y tres cuartos (es la pieza más extensa del repertorio). Utilizando una estrategia combinatoria de free-jazz, minimalismo y psicodelia, el cuarteto gesta un poderoso paisaje de vibraciones crepusculares que de a pocos va ganando forma mientras la intensidad expresiva se deja llevar por su propio crescendo. Al asentarse una estructura reconocible, el resultado es una especie de remodelación del paradigma de los WEATHER REPORT de los dos primeros álbumes a través de un filtro Crimsoniano, y así la pieza llega a convertirse en un cénit especial del disco. ‘Night Crossing’ consiste básicamente en un ejercicio de avant-jazz a través de un enfoque de psicodelia progresiva al modo de los STICK MEN. Se encarga de cerrar el volumen 1 ‘Brothers Of Energy’, un tema que sintetiza el desasosiego cósmico del tema precedente con la ígnea majestuosidad del tercer tema. Una muy oportuna manera de clausurar esta primera sesión del cuarteto.

  

La dupla de ‘Perseverance’ y ‘The Sacred Ladder’ abre el volumen 2. El primero de estos temas se focaliza en la elaboración y el florecimiento de una atmósfera otoñal donde las flotantes líneas de las guitarras y las cadencias sobrias del bajo van continuamente solidificando su hermanamiento mientras la batería va reforzando su groove central. En cuanto a ‘The Sacred Ladder’, éste se mete de lleno en un cálido groove fusionesco para crear una modalidad ágil de dinamismos avant-jazzeros, volviendo ciertamente al paradigma de los primeros álbumes de WEATHER REPORT, pero esta vez con la adición de un nervio centrado en una cruza entre MAHAVISHNU ORCHESTRA y TERJE RYPDAL. El cuarteto exhibe aquí otro momento de magia aguerrida atravesada por un brío elegantemente exultante. ‘Drifts & Alignments’ se proyecta extensa y ávidamente hacia ambientes repletos de nocturnidad, una nueva excursión musical por parajes marcados por una arcana nebulosidad. A mitad de camino, hay florituras de bajo que prometen agitar el cotarro para que el ensamble aumente su fogata sonora, lo cual efectivamente se concreta dentro de un contexto de free-jazz con contornos prog-psicodélicos. El empuje deconstructivo de la batería funciona como un acicate para la eventual elaboración de un complejo armazón rítmico que, de repente, se sitúa en una atmósfera de jovialidad surrealista. ‘Night Crossings’ (ojo, no confundirlo con ‘Night Crossing’ del primer volumen) expone una nueva centralización en la faceta más abstracta del cuarteto, lo cual funciona como un eficaz preámbulo a lo que vendrá acto seguido con ‘The Great Spirit’. En efecto, este quinto tema del volumen 2 se sostiene mayormente sobre un groove llamativo cuyas cadencias predominantes ostentan una cierta aureola sensual a través de su explícita fastuosidad. Las exploraciones realizadas por las dos guitarras incrementan el ímpetu festivo inherente a la pieza. ‘Departure Sanctuary’, por su parte, apunta hacia algo más sosegado en cuanto a la expresividad, aunque el espíritu latente a lo largo de las interacciones deconstructivas de los músicos es de zozobra incierta. Una buena combinación de misterio y tensión.


El final de este doble álbum llega de la mano de ‘Cosmic Fire’, un tema que recoge y remodela buena parte de las vibraciones extrovertidas de ‘The Great Spirit’ mientras añade recursos de tensión y densidad que ya hemos apreciado en los pasajes más exultantes del repertorio precedente. El cierre perfecto para una obra tan redonda como es “PAKT”, un magnífico manifiesto de la osada meta estética que se trazó este aquelarre de grandes magos del jazz-prog contemporáneo: los Sres. Jones, Skolick, Grohowski y Motzer han creado un disco importante y visionario para la vanguardia de nuestros tiempos. Los PAKT también han publicado en formato digital registros de algunos conciertos en el blog de Bandcamp de MoonJune Records. A fin de cuentas, este disco que acabamos de reseñar es sensacional y, por tanto, recomendado al 400%  para cualquier buena fonoteca (un ciento por cada integrante).