Wednesday, February 27, 2019

VASIL HADŽIMANOV BAND: renovando una grandilocuente línea de trabajo


HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

Hoy tenemos el enorme placer de presentar el nuevo disco de la VASIL HADŽIMANOV BAND, el cual funciona como un quinteto conformado por el susodicho líder a los teclados; Branko Trijic, a la guitarra; Mirsolav Tovirac, al bajo; Pedja Milutinovic, a la batería, y; Bojan Ivkovic, a la percusión y el canto. El disco nuevo en cuestión responde al título de “Lines In Sand” y ha sido publicado recientemente por el heroico y refinado sello MoonJune Records, más exactamente, a mediados del pasado mes de enero. La logística sonora del álbum se completa con las ocasionales intervenciones invitadas del saxofonista Ratsko Obradovic (en un par de temas), y los cantantes Marta Had
žimanov y Dean Bowman (en los temas #4 y #8, respectivamente). Una característica distintiva de este disco que ahora tenemos en nuestras manos es la presencia crucial de esquemas sonoros electrónicos en varios temas del repertorio, lo cual repercute en una agilización en clave modernista del excelso y variopinto estándar jazz-progresivo que  Hadžimanov y sus compañeros de este viaje practican. Este teclista serbio se mantiene ocupado con esta banda y un trío, además de la composición de bandas sonoras para películas y documentales. Lo que escuchamos aquí fue grabado en el Binta Sound Studio y en la Residencia del Embajador Alemán en Belgrade, en noviembre del año 2017. Casi todo el material fue compuesto por el buen Vasil, pero también hay aquí una composición del bajista Tovirac y otra del guitarrista Trijic. Bueno, veamos ahora los detalles contenidos en el catálogo de “Lines In Sand”.



Durando poco menos de 5 ¾ minutos, la pieza homónima da inicio a las cosas con unos aires modernistas al modo del nu-jazz sobre una base de fuerte raigambre étnica (tanto en el esquema rítmico como en las intervenciones vocales). El desarrollo temático es bastante sutil mientras la fuerza expresiva de los músicos aunados en un muy bien afiatado bloque se dispersa elegantemente a través de un paisaje musical etéreo. A continuación sigue una de las piezas más extensas del álbum, ‘Mr. MoonJune’, la cual, por su mismo título, revela su dedicatoria al ilustre productor y promotor musical Leonardo Pavkovic. Se trata de un sólido y marchoso ejercicio jazz-progresivo con un bien manejado nervio rockero y un swing funky sobre un compás de 7/8. La manera en que entran a tallar las cálidas armonías del sintetizador sobre el ágil groove inicial ya es un indicio de la suprema exquisitez que se avecina: en efecto, los sucesivos solos de piano, sintetizador y saxofón amplifican el encanto del jam central, mientras el bajo asume una labor crucial llenando espacios en simultáneo con la compleción del esquema rítmico. Sin duda alguna, se trata de un cénit definitorio del álbum. Con la dupla de ‘San Snova’ y ‘Lost’, el ensamble exhibe más recursos de variedad sonora con sendos homenajes a la tradición del jazz-fusion de los 70s. El primero de estos temas se centra en una remodelación de los paradigmas de WEATHER REPORT y RETURN TO FOREVER: el lugar predominante del piano se conjuga muy bien con el rol discreto de los fraseos de la guitarra a la hora de instalar y reforzar el motif. Por su parte, el segundo de ellos comienza con un cándido y moderadamente nostálgico ejercicio de Latin jazz, derivándose en una segunda instancia hacia un talante un poco más extrovertido, aunque no para romper con lo anterior sino para darle un poco más de vigor al reinante lirismo envolvente. Es un tema bellísimo, desde luego, nos embruja hasta que nos choque su casi cortante final. Luego sigue otra interesante dupla, la de Kaži’ y ‘Kaži Gradiška’, siendo el primer ítem en realidad el prólogo del segundo. Todo comienza con un swing de claro corte étnico trazado por el sintetizador, algo muy psicodélico, y desde allí se proyecta una cadencia llamativa que se concretará fehacientemente cuando entre en acción el ensamble entero. El dinamismo del desarrollo temático y del groove son bastante efectivos, ostentando un fulgor muy llamativo aunque sin aspavientos: todo está convenientemente comedido.


Volviendo al área del nu-jazz con buen pulso y total convicción, ‘Maklik’ se caracteriza por saber exhibir factores y elementos de grácil candor en medio de un bloque instrumental donde lo electrónico (teclados de carácter cósmico, ritmo electrónico) se expande con soltura. Insospechados aires de familia hay, respecto a este punto, con los estándares del space-rock contemporáneo propios de bandas como OZRIC TENTACLES y QUANTUM FANTAY. ‘For Clara’ no se aparta mucho de este trecho, más aún, ahonda en él con el enfoque de enfatizar la atmósfera modernista y dejar que el canto asuma las partes principales del esquema temático en algunas secciones mientras los efectos de la guitarra, de la percusión y del sintetizador se explayen en la gestación de efectos cósmicos. Ya para la segunda mitad de la pieza, con el saxofón fungiendo como guía, el ensamble elabora un vitalista ejercicio de musicalidades jazz-progresivas contenidas dentro de un ambiente de reflexiva gracilidad y radiante plasticidad. El espacio de un minuto y tres cuartos que ocupa ‘Waiting For…’ establece otro momento de exploraciones etéreas, esta vez con la guitarra asumiendo el rol protagónico: su gracia llena los espacios centrales que se abren desde los efectos cósmicos del sintetizador situado en el trasfondo. Así las cosas, se abren las puertas para la emergencia de ‘Freedom From The Past’, un tema que se proyecta hacia la fusión étnica con bien definidos ribetes arábigos. El primer momento es uno de mágica gentileza que saca buen provecho del inevitable exotismo que concentra al motif inicial. El segundo momento tiene una prestancia más desenvuelta, modelada según un patrón típico del jazz-rock. El nuevo motif se alimenta con sutiles adiciones de cadencias aflamencadas que estimulan eficazmente las labores de la guitarra y del teclado. Así se forja otro cénit de este repertorio, un punto culminante que impone su personalidad como si nada. ‘Ratnici Podzemlja’ retorna de lleno al clima de voraz algarabía que había signado al segundo tema del álbum. Incluyendo en el esquema sonoro general elementos electrónicos semejantes a los que ya se habían exhibido en algunos temas precedentes, también notamos una nueva vuelta de tuerca a ciertos aspectos esenciales del tema #7. El tema más largo del disco – con sus 7 ¼ minutos de duración – es el mismo que lo cierra y se titula ‘Rege Hadži’. Partiendo de una simpática idea básica inspirada en el modelo del dub-reggae y con una intención clara de retornar a la vía de la fusión jazzera con elementos latinos. El esquema del nu-jazz se utiliza para gestionar el armazón sonoro donde los instrumentos puedan interconectarse con suprema exquisitez, y, de paso, abrir campo a un excelente solo de sintetizador a mitad de camino. Muy agradable punto final para el disco. 



La verdad que la gente de la VASIL HADŽIMANOV BAND se ha lucido por doquier a lo largo y ancho del repertorio de “Lines In Sand”, un disco hermoso y grandilocuente que, desde ya, reclama un sitial bastante alto en el área de la música jazz-progresiva publicada en el presente año 2019. ¡Totalmente recomendable!


Muestras de “Lines In Sand”.-



2 comments:

Miguel Fonseca said...

Me encantó tu artículo, amigo.

César Inca Mendoza Loyola said...


Gracias por la atención y el elogio, amigo.

Seguimos en contacto.