Monday, September 07, 2020

FATAL FUSION y la consonancia del actual escenario retro-progresivo de Noruega


HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.
 
En esta ocasión presentamos el nuevo disco de la estupenda banda noruega de rock retro-prog sinfónico FATAL FUSION, el cual se titula “Dissonant Minds” y fue publicado el pasado 10 de julio por el sello Apollon Records, tanto en CD como en vinilo. El personal de FATAL FUSION está conformado por Knut Erik Grøntvedt [voz], Stig Selnes [guitarras eléctricas y acústica], Erlend Engebretsen [teclados y órgano Hammond], Lasse Lie [bajos] y Audun Engebretsen [batería y percusión]. “Dissonant Minds” es el cuarto trabajo fonográfico de esta banda fundada en Oslo a inicios del año 2008 con la confluencia de diversos exintegrantes de bandas de versiones de rock clásico y blues, siendo así que su disco de debut se publicó hace 10 años bajo el título de “Land Of The Sun”. Eran claras sus intenciones de meterse de lleno dentro del discurso retro-progresivo con ciertas sensibilidades modernizadas y la inclusión de elementos del hard rock clásico de los 70s. El buen oficio de los ya veteranos integrantes de la banda se hacía inevitablemente evidente desde ese primer paso. Para la grabación de este nuevo disco, el colectivo de FATAL FUSION contó con las colaboraciones ocasionales de la flautista Astraea Antal (quien fue integrante de los inolvidables GENTLE KNIFE) y del guitarrista Kjetil Saltnes, aportes importantes para añadir más color al de por sí refulgente esquema sonoro de la banda. Veamos ahora los detalles del repertorio contenido en 
“Dissonant Minds”.

  


El largo tema ‘Coming Forth By Day’ – dura poco más de 14 ¼ minutos – abre el repertorio del álbum y lo hace con un esplendor frontalmente suntuoso que nos recuerda tanto a VERSUS X como a los LANDBERK de los dos primeros álbumes. La canción contiene secciones con títulos propios: ‘Another Day In The Duat’, ‘Memories Of A Slave’ e ‘Into The Underworld’. El ambiente comienza con tono aguerrido y muscular mientras el lirismo típicamente sinfónico signa las orquestaciones y ornamentos de teclado que llenan los espacios abiertos por la tríada de guitarra, bajo y batería. Alrededor de la frontera del tercer minuto, todo se calma para que se geste un ceremonioso interludio bajo la guía de la guitarra acústica, sirviendo éste como puente a una evocadora sección cantada que se sitúa a medio camino entre el paradigma clásico de GENESIS y el estándar de BRIGHTEYE BRISON. El vigor de los guitarreos permite a la canción mantener un razonable nivel de musculatura a través de las ahora reinantes vibraciones melancólicas; esto es algo que viene muy bien, pues en la siguiente sección, el grupo sube la adrenalina y elabora un clima fastuoso donde se entra más a fondo en climas góticos, alternando un pasaje intrépido (que incluye uno de los solos de sintetizador más brillantes del álbum) con otro más solemne. Este último es el que impulsa la elaboración del rotundo epílogo de la canción (al modo de un PÄR LINDH PROJECT matizado con aires Floydianos y algunos matices Camelianos), cuya coda se sostiene sobre un dueto de voz y piano. ‘Quo Vadimus’ sigue a continuación para explorar las aristas más contundentes del ideario musical de la banda, el cual está muy emparentado con las líneas de trabajos de los antes mencionados BRIGHTEYE BRISON, KAIPA y RING VAN MÖBIUS. Hay un pasaje muy notable donde la flauta y la guitarra alternan sus solos sobre una agresiva base elaborada por la dupla rítmica y el órgano. La sección final nos lleva hacia un interesante híbrido de ELP y URIAH HEEP, un recurso más que adecuado para redondear la articulación de los mecanismos de apasionado nervio en torno a los cuales se compuso la pieza. Por su parte, ‘Beneath The Skydome’ es una gentil balada instrumental sinfónica que ostenta aires románticos (un poco en la línea de THE ENID) bajo un encuadre solemne y otoñal que se emparenta con los WHITE WILLOW de los cuatro primeros álbumes.
 
‘Broken Man Pt. 2’ es el tema más extenso del disco con sus poco menos de 16 ¾ minutos de duración, y también es el encargado de cerrarlo. Al igual que la extensa canción que abrió el álbum, ésta que lo cierra también encapsula una serie de secciones con títulos propios: ‘Chained And Broken’, ‘Dissolving A Legend’, ‘Angry And Vengeful’, ‘Thoughts Of Regret’ y ‘Peace At Last?’. Esta maratón progresiva emerge tras el aura contemplativa expuesta en la pieza instrumental precedente, y comienza con un terso y lánguido prólogo de guitarra acústica para luego meterse de lleno en un electrizante esplendor rockero donde el heavy prog y el prog sinfónico de vieja escuela se hermanan con pulcra fluidez. El cuerpo central queda bien instalado durante un lapso de casi seis minutos, y así llega el momento de un viraje temático donde el grupo explora un groove adusto bajo el manto de una persistente majestuosidad melódica. Los ornamentos de mellotrón (duplicándose en flauta y ensamble coral) ayudan bastante a impulsar el aire dramático necesario para esta ocasión, haciendo que lo majestuoso se recubra de un manto de misteriosa nocturnidad. La tercera sección es solemne y contemplativa, comenzando con un breve puente de piano para que pronto el ensamble entero pinte el paisaje orquestal entero con grácil soltura. Este pasaje no dura mucho pero deja una huella importante en el índice temático que ha de seguir la siguiente sección, la cual se apoya en un compás ágil y frenético que, a fin de cuentas, termina con un reprise de la primera sección. El solo de guitarra que marca el camino a seguir en las instancias finales traza las pautas para la vehiculización de un contundente dramatismo final. Así se dieron las cosas a lo largo del repertorio de “Dissonant Minds”, un disco refinado con un enfoque patentemente preciosista, sistemáticamente estilizado bajo los perfiles históricos del rock progresivo sinfónico y el rock clásico mientras establece algunas líneas conductoras con el retro-prog de nuestros días. El colectivo de FATAL FUSION se ha lucido a lo grande con este nuevo disco y lo recomendamos como lo que es, un ejercicio de sinfonismo con estupenda claridad melódica: muy recomendable esta obra fonográfica que dignifica a la siempre grandilocuente y versátil escena progresiva escandinava de ayer y hoy.             


No comments: